If You Really Pay Attention

Author
Paula Underwood
575 words, 378K views, 104 comments

Image of the WeekSI DE VERDAD PRESTAS ATENCIÓN

Cuando apenas era un mico de cinco años, mi papá inició una rutina ... cada vez que alguien venía y nos hablaba, papá me preguntaba: “¿te acuerdas de lo que ha dicho, tesoro?” Entonces yo le repetía lo que esa persona había dicho, y cogí tanta práctica que podía repetir literalmente incluso largas parrafadas de lo que la persona en cuestión había dicho.

Y hacía eso todo el tiempo.
Por fin, un día empezó a venir este señor anciano, un tal Richard Thompson. Todavía recuerdo su nombre. Vivía en la cera de enfrente. Cada vez que papá se ponía a cortar el césped, el señor Thompson aparecía por ahí. Y yo también asomaba la cabeza.

Papá entonces me decía: “Ven y escucha a este hombre, tesoro. Es muy interesante.” Así que yo le escuchaba, y después papá me preguntaba: “¿Qué ha contado?” Y yo se lo relataba. Pues bien, al final era capaz de repetir literalmente todas las historias que el señor Thompson compartía con papá. Llegué a aprendérmelas todas de memoria.

“Te estás volviendo una experta en eso.” Decía papá, “pero, ¿qué es lo que cuenta su corazón?” Y pensé ¿qué quiere decir? Así que me pasé días enteros con la oreja pegada al pecho de la gente, tratando de escuchar sus corazones. Papá entonces inventó otra estrategia de enseñanza para mí: le pedía a mamá que me leyera un artículo del periódico, y después decía: “Bueno, imagino que si quieres entender ese artículo tendrás que leer entre líneas.”

”Ah, de modo que se trata de leer entre líneas... y oír lo que hay detrás de las palabras.”, pensé. Así que cuando volví a escuchar los relatos del señor Thompson, intenté oír lo que había detrás de sus palabras. Papá me decía: “Ya conoces lo que cuenta, pero ¿has escuchado su corazón?” Yo le respondí que sí. Le dije: “es un señor que se encuentra muy solo y viene a ti una y otra vez a compartir sus recuerdos contigo, porque necesita sentir que sus recuerdos no se pierden con él.”

Así es como me salió. En otras palabras, mi corazón hizo eco con el suyo. Y cuando escuchas a ese nivel, no solo puedes oír lo que dice la gente. Si de verdad prestas atención puedes oír lo que el Universo está diciendo.

--Paula Underwood, madre del clan de la Tortuga, pueblo nativo de Iroquoi


Add Your Reflection

104 Past Reflections