True Meditation Has No Direction

Author
Adyashanti
489 words, 72K views, 36 comments

Image of the WeekLA VERDADERA MEDITACIÓN NO TIENE UN OBJETIVO

Adyashanti


La verdadera meditación no tiene objetivo ni propósito. Se trata de una entrega muda, pura oración silente. Todos los enfoques con los que se pretende alcanzar un estado de consciencia determinado tienen un carácter limitado, temporal y basado en creencias. La obsesión por alcanzar cierto estado, a lo único que conduce es a que te supedites y dependas de ello. La verdadera meditación consiste en observarte como consciencia primigenia que eres.


La consciencia entra espontáneamente en estado de verdadera meditación siempre que dejas de dirigir o controlar el objeto de tu atención. Las primeras veces que te pones a meditar te das cuenta de que tu atención queda retenida en un objeto en particular, bien sean tus pensamientos, sensaciones físicas, emociones, recuerdos, sonidos, etc. Esto ocurre porque la mente está entrenada para enfocarse y concentrarse en cosas concretas. Entonces, de manera compulsiva intenta ejercer control sobre el objeto de su atención y automáticamente le aplica una interpretación distorsionada, pues empieza a extraer conclusiones y a formular hipótesis basadas en sus antiguos patrones de creencias.


En la verdadera meditación se permite que los contenidos de tu consciencia (pensamientos, sentimientos, emociones, recuerdos, etc.) se manifiesten de manera natural. Esto significa que no deberías intentar centrarte en nada, ni alterar, controlar o suprimir algo que se está manifestando en ella. Durante la auténtica meditación el acento recae, no en los contenidos de tu consciencia sino en percibir que tú eres consciencia; consiste en dejarte estar como consciencia primigenia que eres. Ella es la fuente de la cual sale y a la cual regresa todo lo que aflora a tu percepción.


A medida que suavemente te abandones en la observación, en la escucha, esa tendencia compulsiva de la mente a limitar su atención sobre aquello que aparece, se desvanecerá. Se hará evidente a tu consciencia que el silencio de la existencia pura es un lugar amable donde dejarse estar, donde habitar. Adoptar una actitud de apertura a lo que suceda, libre de cualquier objetivo o expectativa, propiciará que el silencio y la quietud se hagan presentes y te sean reveladas como tu estado natural.


A medida que descansas más profundamente en la quietud, permites que la consciencia se vaya liberando del control compulsivo de tu mente, de su encorsetamiento e identificaciones, y de manera natural retornará a su no-estado de potencial infinito no manifestado, aquel abismo callado que se encuentra más allá de toda comprensión.


Add Your Reflection

36 Past Reflections