The Committee of the Mind

Author
Thanissaro Bhikku
597 words, 101K views, 11 comments

Image of the WeekEL COMITÉ DE LA MENTE


En tu mente habitan muchas vertientes diferentes del “yo”, cada una con su propia agenda. Cada uno de esos “yoes” actúa como un miembro del comité de la mente. Esa es la razón por la cual la mente no funciona como una unidad, sino como un conglomerado de individuos ingobernables: montones de voces diferentes con cantidad de opiniones distintas sobre lo que debes hacer. Algunos de los miembros del comité son sinceros y abiertos con respecto a las creencias que rigen sus principales deseos. Otros son más retorcidos y actúan con disimulo. Eso es porque cada miembro del comité es como un cargo político, con sus propios seguidores y estrategias para conseguir que sus deseos sean satisfechos. [...]


Uno de los propósitos de la meditación consiste en desenmascarar todos esos juegos para que el comité funcione en coherencia y que, a medida que te das cuenta de que para lograr la felicidad tus anhelos no siempre tienen que estar en conflicto, se peleen menos entre ellos y recobren la armonía. Pensar en esos anhelos formando un comité también te ayuda a ver que cuando la práctica de la meditación entra en conflicto contra alguno de ellos, no se está oponiendo a todos a la vez; no te estás muriendo de hambre. No tienes por qué identificarte con aquellos deseos que la meditación ha desbaratado, porque tienes otros más apropiados con los que identificarte. Tú eliges. También puedes hacer que los miembros más funcionales del comité enseñen a los que lo son menos, de modo que dejen de sabotear tus esfuerzos para encontrar la genuina felicidad. Recuerda siempre que la genuina felicidad es posible y que la mente puede autodisciplinarse para alcanzarla. […]


La mente tiene muchas dimensiones que a menudo permanecen en la sombra tras las disputas entre los miembros del comité y su obsesión con versiones fugaces de la felicidad. Una de esas dimensiones es totalmente innata. En otras palabras, no depende de ninguna circunstancia en absoluto. A ella no le afecta ni el tiempo ni el espacio: se trata de la experiencia de libertad y felicidad en su forma más auténtica y pura. Y eso es así porque no necesita ni buscar ni encontrar. Pero a pesar de que esta dimensión no depende de las circunstancias, puedes acceder a ella cambiando las circunstancias de tu mente: potenciando aquellos miembros del comité que son funcionales, de forma que tus elecciones te acerquen cada vez más a la genuina felicidad. […]


Piensa en esa dimensión innata como si fuera agua fresca que está mezclada con sal. La mente ordinaria es como el agua salada que te enferma si la bebes tal cual. Si solamente dejas el agua salada en reposo, el agua no se separará de la sal así sin más. Tienes que tomarte el trabajo de destilarla. La propia destilación sin embargo no es lo que genera el agua fresca: simplemente extrae el agua que ya se encontraba allí, proporcionándote todo el sustento que necesitas para saciar tu sed.


-- Thanissaro Bhikku


Add Your Reflection

11 Past Reflections