Good Bones, Pushing Water

Author
Carrie Newcomer
849 words, 11K views, 35 comments

Image of the WeekBuenos huesos, empujando agua
--por Carrie Newcomer


Hemos tenido una pequeña crisis de agua en nuestra casa esta semana. La ruptura ocurrió dentro de una pared, por lo que al principio no nos dimos cuenta de que una tubería había comenzado a gotear, fue por la mañana, cuando mi esposo notó que el agua se extendía por debajo del zócalo de la pared del baño. Rápidamente sacamos el sofá del estudio (que comparte la misma pared) y después de sentirme un poco asqueada por la cantidad de polvo y desechos que se pueden acumular debajo de un mueble que no se ha movido en mucho tiempo, comencé a recoger el agua. La ruptura no fue enorme, al menos no de momento. Traté de usar toallas y una fregona para hacer retroceder el agua, pero la fuga se estaba convirtiendo en un flujo constante y este era nuestro indicador, una señal de que algo en lo profundo de la pared necesitaba nuestra atención. Una pequeña fuga puede convertirse en una ruptura más grande y eventualmente causar daños estructurales graves a una casa y un hogar. Aquí es cuando una persona sabia deja de hacer lo que pensó que haría ese día y cierra la línea principal de agua para comenzar el trabajo desordenado de reparar lo que está dañado o roto. Aunque todavía tenemos que reparar un poco la pared de yeso y pintar, la fuga se ha reparado y el agua ha vuelto.


Esta historia es un tema de fontanería, tuberías y reparaciones en el hogar. Pero hay una metáfora que me vino durante esta experiencia, y he estado pensando en cuántas veces en mi vida personal elegí no notar una fuga lenta o una llamada de atención interna. He estado pensando en todas las veces en mi vida que traté de hacer retroceder el agua, o las veces que no alteré el movimiento perpetuo de mis días para abordar lo que se filtraba debajo de los zócalos. A veces, mi intento de hacer retroceder el agua parecía un exceso de trabajo (la adicción más reverenciada en nuestra cultura) o una forma desinteresada de no cuidarme a mí misma (un concepto erróneo espiritual reverenciado en nuestra cultura). También se ha visto como una amplia variedad de técnicas de supervivencia y distracciones bien perfeccionadas. Pero, a pesar de que hay muchas maneras de seguir tratando de hacer retroceder el agua, llega un momento en que queda poco por hacer más que abrir la pared y comenzar a trabajar en el problema real.


Como mi casa, nuestros espíritus esenciales tienen “buenos huesos”. Nacemos con lo que Thomas Merton llamó el “Verdadero Yo”, los cuáqueros llaman “La Luz Interior”. Pero luego sucede la vida: trauma, tragedia, pérdida, enfermedad, dolor, cargas que llegaron como legado de nuestros antepasados, una falta de amabilidad o injusticia que resonó durante años. Todas estas experiencias han ejercido presión y estrés sobre los buenos huesos de nuestro sistema interno. No es de extrañar que la vida nos traiga momentos en los que nos despertamos de nuestro sueño y notamos que el agua se acumula debajo de los zócalos. Por supuesto, a veces, con amor y cuidado, la curación puede ocurrir sin derribar paredes enteras. Pero también ha habido momentos en mi vida en los que necesitaba confiar en mis buenos huesos espirituales, aprovechar los recursos internos y externos confiables y comenzar el trabajo desordenado de atender lo que ha estado estresado o sobrecargado indebidamente. El proceso de nuevo crecimiento y sanación está siempre presente y siempre es posible. Yo creo eso. Pero trabajar con lo que ha sido estresado o dañado puede requerir tiempo y puede ser sorprendentemente complicado.



Preguntas semilla para la reflexión: ¿Cómo te relacionas con la noción de la fuga lenta como una metáfora de nuestras vidas en perpetuo movimiento ignorando los pequeños signos de un problema hasta que se convierte en una crisis? ¿Puedes compartir una historia personal de un momento en que pudiste ver la gran crisis que se avecinaba en una pequeña fuga? ¿Qué te ayuda a comenzar el trabajo desordenado de ocuparte de lo que se ha cargado indebidamente?


Carrie Newcomer es una cantante de folk ganadora de un Grammy y cuáquera practicante.
 

Carrie Newcomer is a Grammy winning folk singer, and a practicing Quaker. Excerpted from here.


Add Your Reflection

35 Past Reflections