Between Gift And Privilege

Author
Jonathan Harris
715 words, 6K views, 9 comments

Image of the WeekEntre don y privilegio
--por Jonathan Harris

Me he estado preguntando: ¿Qué hace que algo sea un don? ¿Cuál es la diferencia entre un don y un privilegio? ¿Qué significa ser dotado? ¿Cómo podemos ayudarnos unos a otros a descubrir y desarrollar nuestros dones? ¿Qué significaría vivir en una sociedad dotada?

Para comprender la esencia del don, puede ser útil explorar la noción chamánica de “medicina”. En varias tradiciones chamánicas, la palabra medicina se usa para describir la combinación única de cualidades que encarna un ser vivo en particular. Por ejemplo, la medicina de un árbol es la forma en que ofrece sombra y cobijo; la forma en que modela la belleza que puede surgir de estar arraigado en un solo lugar a lo largo del tiempo; la forma en que enseña flexibilidad: cambiar con las estaciones y doblarse sin romperse con la brisa. Juntas, esta combinación de cualidades constituye lo que se conoce como medicina del árbol. Al compartir la medicina de los árboles con quienes no son árboles, los árboles asumen su identidad única como "árboles" en el mundo. En la comprensión chamánica, así es como funciona todo: ríos, águilas, rosas, ballenas, bosques, arañas, acantilados: cada ser vivo incorpora una combinación única de dones, que se conocen colectivamente como su medicina.

En nuestro mundo humano, se aplica el mismo entendimiento. Cada un@ de nosotr@s alberga una combinación única de dones internos que esperan ser descubiertos, extraídos y desarrollados. Estos obsequios son las claves para desbloquear nuestra identidad auténtica: también conocida como nuestra medicina, la forma específica en que tenemos un efecto de "curación" en el mundo. Cuando hablamos de alguien superdotado, tal vez sea precisamente esto lo que queremos decir: alguien que ha puesto en práctica su medicina natural, alguien que por tanto se ha convertido en médico de la vida.

En nuestra cultura actual, carecemos de este antiguo entendimiento, y por eso nos metemos en problemas. Confundimos la noción de dons con la noción de privilegio, y nos perdemos en juegos de culpa y vergüenza, quedando atrapados en debates sobre condiciones externas. El privilegio es esencialmente situacional: un conjunto de condiciones externas a las que llega una persona, ya sea por nacimiento o por experiencia. Los dones, por otro lado, son esencialmente potenciales latentes: cualidades internas, talentos y predilecciones que encarnamos independientemente de dónde estemos situados en el mundo externo.

En los términos polarizadores de nuestra “política de identidad” actual, el enfoque se centra casi por completo en las condiciones externas: estatus socioeconómico, color de piel, pronombres, género y sexo. ¿Qué pasaría si se reinventara la “política de identidad” para centrarse menos en los privilegios externos y más en los dones internos? Tal vez podríamos desarrollar un sistema para ayudar a l@s jóvenes a identificar sus propios dones únicos, sin dejarse seducir por los deberes de las historias de otras personas. Podríamos ver estas dos potentes preguntas como sagradas: ¿Qué me hace sentir más viv@ cuando lo hago? ¿Qué hace que el mundo responda con un “sí”?



Preguntas semilla para la reflexión: ¿Cómo te relacionas con la diferencia entre don y privilegio? ¿Puedes compartir una historia personal de una vez que pudiste desbloquear tu identidad auténtica: tu medicina? ¿Qué te ayuda a concentrarte menos en los privilegios externos y más en tus dones internos?


Jonathan Harris es artista y tecnólogo, conocido por su trabajo con datos, diseño, documentales y Life Art.
 

Jonathan Harris is an artist and technologist — known for his work with data, design, documentary, and Life Art.


Add Your Reflection

9 Past Reflections