Four Stages Of Groundedness

Author
John J. Prendergast
760 words, 10K views, 6 comments

Image of the Week
Cuatro etapas de la conexión a tierra
por John J. Prendergast


La conexión a tierra es tanto una metáfora como una sensación sentida. Como metáfora, significa estar en contacto con la realidad. Como sensación sentida, se refiere a sentir nuestro centro de gravedad abajo, en las tripas y experimentar un profundo silencio, estabilidad y conexión con toda la vida. Sentirse conectado a tierra no requiere contacto con la tierra física; puede suceder en cualquier lugar y en cualquier momento, incluso cuando estamos tumbad@s de espaldas en una barca.

La realidad es inherentemente arraigadora. Cuanto más en contacto estamos con ella, más arraigad@s nos sentimos. Esto se aplica tanto a los hechos de la vida diaria como a nuestra verdadera naturaleza. La vida es multidimensional, va desde lo físico hasta lo sutil y la conciencia sin forma. Cuando estamos en contacto con la realidad física, nos sentimos conectados físicamente. A medida que se desarrollan los niveles sutiles de sentimiento y energía, nos sentimos sutilmente arraigados. Cuando nos reconocemos como conciencia abierta, no separad@s de nada, descansamos en y como nuestro suelo más profundo, que a veces se llama nuestro suelo de origen o 'suelo sin suelo'.

A medida que la atención se profundiza y se abre, cambia nuestra experiencia e identificación con el cuerpo físico. Nuestra sensación sentida de conexión a tierra cambia en consecuencia. Después de décadas de trabajar con clientes y estudiantes, he observado un continuo de conexión a tierra que abarca cuatro amplias etapas de experiencia: a) sin base: no estoy en mi cuerpo; b) Primer plano: estoy en mi cuerpo; c) trasfondo: mi cuerpo está en mí (como conciencia abierta); d) suelo de origen: Todo es mi cuerpo (como conciencia abierta).

[…] ] A medida que nos sintonizamos con el conocimiento interno, experimentamos una relajación profunda en el núcleo de nuestro cuerpo y una creciente sensación de conexión a tierra. Sin embargo, la mayoría de nosotros estamos en un estado de tensión interna crónica mientras tratamos de controlar sutilmente (y a veces no tan sutilmente) a nosotros mismos y al entorno. Parte de esta tensión tiene que ver con la supervivencia biológica, mientras que la mayor parte está relacionada con la supervivencia psicológica: la preservación de la imagen de un@ mism@. El yo psicológico, el pequeño yo, siempre es inseguro y se defiende contra una posible aniquilación. Esto se manifiesta en el cuerpo como un intento de mantenernos arriba y adentro con un agarre interno o contracción del núcleo. Podemos vernos obligados a soltar este control cuando nos encontramos con una crisis que nos hace soltar la ilusión del control y / o nos da la idea de que es inútil y más doloroso tratar de aferrarse. El agarre crónico también se suaviza a medida que vivimos de manera más auténtica, tanto personal como esencialmente. Sentirse cuidado por algo más grande que nuestro yo limitado también permite que el dejar ir suceda con más gracia. Dejar ir requiere confiar en la vida, pase lo que pase.

La realidad es inherentemente arraigadora. Cuanto más en contacto estamos con ella, más arraigad@s nos sentimos. [...] La realidad puede ser temporalmente desarraigadora cuando hemos estado viviendo en desacuerdo con ella y, sin embargo, sigue habiendo un continuo de 'conexión con la tierra' con etapas distintivas que a veces coexisten.

Preguntas semilla para la reflexión: ¿Cómo te relacionas con la noción de que la realidad es inherentemente arraigadora? ¿Puedes compartir tu experiencia de pasar por las etapas de la conexión a tierra? ¿Qué te ayuda a crecer en tu sentido de conexión a tierra?

Extraído del libro de John J. Prendergast: Relaxed Groundedness. Es el fundador y editor en jefe de Undivided: The Online Journal of Nonduality and Psychology.
 

Excerpted from John J. Prendergast's book: Relaxed Groundedness  He is the founder and editor-in-chief of Undivided: The Online Journal of Nonduality and Psychology.


Add Your Reflection

6 Past Reflections