Welcoming Fear As A Friend

Author
Gerald G. May
602 words, 15K views, 7 comments

Image of the WeekDándole la bienvenida al miedo como a un amigo by Gerald G. May

La lección básica es esta: el miedo no es un enemigo si no un amigo. El miedo es algo bueno, algo que está vivo, despierto, y salvaje dentro de nostro@s. El miedo puede ser la respuesta a un peligro, pero el miedo en sí mismo no es peligroso. Por lo contrario, no es nada más que el espíritu de vida poniéndose de puntillas aquí, ahora mismo con la atención clara, los sentidos perfilados, el cuerpo preparado, los orificios nasales ensanchados, el pelo erizado, los muslos en equilibrio, el corazón latente y el aliento limpio.

La inmensa gratitud que experimenté cuando más miedo tuve fue por sentirme increíblemente vivo. En el miedo desenfrenado hay un sentido profundo de algo que soy yo atravesando la experiencia. Es la personalidad sin definición, la identidad sin identificación, la individualidad sin atributos. Y tiene una inmensa estabilidad, una cualidad casi eterna. Aquí está esta vida, este ser que es profundamente yo mismo, estando en ella, así como he estado en cada momento del pasado, así como lo estaré en cada momento que está por venir, pase lo que pase. De esta extraña manera, el miedo me trajo un consuelo definitivo.

Entiendo cómo las personas pueden volverse adictas al miedo. He conocido a algun@s que estaban enganchad@s a su propia adrenalina, comprometid@s con el peligro, conducid@s a bailar con la muerte en los bordes de la vida. Dudo que eso me pase a mí, porqué no deseo buscar el miedo. Pero tampoco estoy interesado en protegerme de él. Cuando el miedo llega, ya no quiero lidiar con él. Déjame no agarrarme a lo que estoy sintiendo, ni paralizarme, sin no déjame vivir en la respuesta cuerda y brillante que el miedo hace posible. Permíteme darle la bienvenida al miedo como el amigo que es, por lo que enseña y cómo sirve. Cuando siento los pelos de la nuca erizándose sin razón, cuando siento un inexplicable temblor, no quiero volver a negarlo o llamarlo neurótico nunca más. En cambio, quiero darle la bienvenida, entrar en él, ver lo que está tratando de mostrarme.

Las personas que han sido asaltadas dicen que tuvieron un presentimiento de peligro pero que lo desestimaron. Juzgaron su miedo como poco realista, negándolo o lidiando con él, pero siguiendo adelante. Tenían miedo de tener miedo, y se hirieron. Estoy en desacuerdo con Franklin Roosevelt y muchos otr@s que han dicho que lo único a que tenemos que temer es al miedo mismo. Me gustaría darle la vuelta a la frase y mantener que la única cosa que tenemos que temer, es a nuestro miedo al miedo.

Preguntas semillas para la reflexión: ¿Cómo te relacionas con la noción de vivir en la respuesta brillante y cuerda que el miedo hace posible? ¿Puedes compartir una experiencia personal de algún momento en el que te inclinaste a tu miedo? ¿Qué te ayuda a mantenerte presente con el miedo sin desestimarlo?

 

 Gerald G May from "The Wisdom of Wilderness"


Add Your Reflection

7 Past Reflections