True Humility: Selfless Respect for Reality

Author
Costica Bradatan
1033 words, 13K views, 9 comments

Image of the Week
Humildad verdadera: Respeto desinteresado por la realidad
--por Costica Bradatan

De la única localización potencial - el lugar de devastación que podríamos llegar a ser - entendemos que no somos más grandes que el resto del mundo. De hecho, somos menos que la mayoría de las cosas. La piedra más pequeña que tomamos aleatoriamente de un lecho de río nos ha precedido y nos sobrevive. Los seres humanos son entidades apenas existentes: ¿cómo podemos reclamar privilegios? Fundamentalmente, somos criaturas vulnerables y frágiles. Y si a diferencia del resto de la existencia, la gente está dotada de razón, es este don de la razón la que debe llevarnos a comprender lo modesto que es nuestro lugar en el Cosmos en realidad.

La experiencia del fracaso, entonces, debería inculcar humildad. Más que una virtud en el sentido estricto, la humildad debe verse, más ampliamente, como un cierto tipo de inserción en el mundo, como un modo de vida. En “La Soberanía del Bien“(1970), Iris Murdoch encontró una de las mejores y más económicas definiciones de humildad, que es simplemente el "respeto desinteresado por la realidad". Ella cree que ordinariamente la gente sufre un pobre ajuste a la realidad ("nuestra imagen de nosotros mismos se ha vuelto demasiado grande", hemos perdido "la visión de una realidad separada de nosotros mismos"), y es una que nos hace daño, por encima de todo . Para revertir el proceso, para sanar, ayuda aprender humildad, "la más difícil y central de todas las virtudes".
Veo tres fases principales aquí. En un primer movimiento, la humildad presupone un reconocimiento de nuestra insignificancia cósmica. Esto es algo tan viejo como filosofar; es lo que Yahvé quería inculcar en Job cuando le preguntó: "¿Dónde estabas cuando fundé la Tierra?" Y lo que los estoicos querían decir cuando recomendaban "la vista desde arriba"; Lo que ‘Lady Philosophy’ intentó enseñar a un Boecio aterrorizado hasta la muerte en su celda; O lo que, más recientemente, Carl Sagan popularizó tan bien. Abrazar nuestra insignificancia cósmica es el grado cero de la existencia humana - más bajo de esto no podemos ir. En esta etapa, destrozada por el fracaso y abrumada por la realización de nuestra precariedad fundamental, nos sentimos con razón “machacados”, "aplastados", "reducidos a polvo". La humildad, así, nos coloca donde pertenecemos; Somos traídos nuevamente a nuestra condición desnuda. Pero esto no es una pequeña hazaña: pues junto con el sentido de nuestra propia importancia, también nos las arreglamos para deshacernos de esa mezcla de hábitos auto-engañosos y auto-adulación, que habitualmente nos mantienen ocultos de nosotros mismos.
En un segundo movimiento, nos damos cuenta de que gracias precisamente a que somos traídos ‘a la tierra’, estamos de hecho en una mejor posición porque finalmente estamos en terreno firme. Ahora podemos estar sobre nuestros propios pies - hemos sufrido un renacimiento de los tipos. Es importante destacar que también nos damos cuenta de que no hay degradación en esta etapa porque, al abrazar nuestra insignificancia cósmica, hemos llegado a ser fieles a nosotros mismos. Podemos ser pobres, pero somos espantosamente honestos, especialmente con nosotros mismos. Y ese es siempre el mejor lugar para comenzar; dondequiera que vayamos desde aquí, será un avance y un viaje que merece la pena. Por no decir que no hay nada más saludable y más refrescante, especialmente para las mentes demasiado frecuentemente levantadas en el aire por la fuerza de sus propias fantasías, que ser atraídos de vuelta a la tierra de vez en cuando. Los soñadores endurecidos que emprenden la curación del fango están para un banquete.
El tercer movimiento es expansivo: gracias a haber bajado un ancla al mundo y haber recuperado un equilibrio existencial, podemos pasar a otras cosas más grandes. Los sueños ahora tienen el lastre necesario para ser soñados correctamente. En esta etapa, la humildad ya no es un impedimento, sino una mejora de la acción; A veces no hay nada más atrevido que el acto de los humildes. En un sentido importante, entonces, la humildad es lo opuesto a la humillación: no hay nada degradante o sin gloria relacionado con la humildad; Por el contrario, la humildad es rejuvenecer, enriquecer, envalentonar. Si la humillación nos deja paralizados e impotentes, la humildad nos fortalece enormemente. La verdadera humildad, escribió el rabino Jonathan Sacks, "es una de las virtudes más expansivas y de las que más mejoran la vida de entre todas las virtudes". Lo que presupone no es "subestimarse" sino una "apertura a la grandeza de la vida".
La humildad en respuesta a una experiencia de fracaso, entonces, es en su esencia una forma de terapia, el comienzo de un proceso de curación. Debidamente digerido, el fracaso puede ser un medicamento contra la jactancia, la arrogancia y el orgullo desmedido. Puede curarnos, deberíamos intentarlo.

Preguntas semilla para la reflexión: ¿Qué significa para ti la verdadera humildad? ¿Puedes compartir una historia personal de alguna vez en la que experimentaste la humildad como una forma de terapia? ¿Qué te ayuda a practicar la verdadera humildad?

Costica Bradatan, profesor de Humanidades en Texas Tech University.
 

by Costica Bradatan, a Professor of Humanities at Texas Tech University. Excerpted from here.


Add Your Reflection

9 Past Reflections