An Unusual Gift From My Grandfather

Author
Rachel Naomi Remen
770 words, 34K views, 22 comments

Image of the Week

Un regalo inusual de mi abuelo
- por Rachel Naomi Remen



A menudo, cuando venía de visita, mi abuelo solía traerme un regalo. Estos nunca fueron el tipo de cosas que traen otras personas, muñecas, libros y peluches. Mis muñecos y peluches han ido desapareciendo a lo largo de más de medio siglo, pero muchos de los regalos de mi abuelo todavía están conmigo.


Una vez me trajo una tacita de papel. Miré dentro esperando algo especial. Estaba llena de tierra. No me dejaban jugar con tierra. Decepcionada, se lo dije. Me sonrió con cariño. Dándose la vuelta, tomó la pequeña tetera del juego de té de mis muñecas y me llevó a la cocina donde la llenó de agua. De vuelta en el cuarto de los niños, puso la pequeña taza en el alféizar de la ventana y me entregó la tetera. "Si prometes poner un poco de agua en la taza todos los días, puede pasar algo", me dijo.


En ese momento, yo tenía cuatro años y mi guardería estaba en el sexto piso de un edificio de apartamentos en Manhattan. Todo esto no tenía ningún sentido para mí. Lo miré dubitativo. Él asintió con ánimo. "Todos los días, Neshume-le", me dijo.


Y así lo prometí. Al principio, curiosa por ver qué pasaría, no me importó hacerlo. Pero a medida que pasaban los días y nada cambiaba, se me hacía cada vez más difícil recordar poner agua en la taza. Después de una semana, le pregunté a mi abuelo si ya era hora de parar. Negando con la cabeza, dijo: "Todos los días, Neshume-le". La segunda semana fue aún más dura y me sentí resentida por mi promesa de poner agua en la taza. Cuando mi abuelo volvió, traté de devolverle la taza, pero él se negó a aceptarla, diciendo simplemente: "Todos los días, Neshume-le". A la tercera semana, comencé a olvidarme de poner agua en la taza. A menudo, lo recordaba solo después de que me habían acostado y tenía que levantarme y regarla en la oscuridad. Pero no me lo salté ni un solo día. Y una mañana, había dos pequeñas hojas verdes que no habían estado allí la noche anterior. Estaba completamente asombradoa Día a día se hicieron más grandes. No podía esperar para decírselo a mi abuelo, seguro de que estaría tan sorprendido como yo. Pero, por supuesto, no lo estaba. Con cuidado me explicó que la vida está en todas partes, escondida en los lugares más ordinarios e inverosímiles. Estaba encantada. "¿Y todo lo que necesita es agua, abuelo?" Le pregunté. Suavemente me tocó en la parte superior de mi cabeza. "No, Neshume-le", dijo. "Todo lo que necesita es tu fidelidad".


Esta fue quizás mi primera lección sobre el poder del servicio, pero entonces no lo entendía de esta manera. Mi abuelo no habría usado estas palabras. Habría dicho que debemos recordar bendecir la vida que nos rodea y la vida dentro de nosotros. Habría dicho que cuando recordamos que podemos bendecir la vida, podemos reparar el mundo.

Preguntas semilla para la reflexión: ¿Cómo te relacionas con la noción de que todo lo que necesita la vida es nuestra fidelidad? ¿Puedes compartir una historia personal de un momento en el que sentiste que el mundo se reparaba cuando recordaste bendecir la vida? ¿Qué te ayuda a recordar bendecir la vida que te rodea y dentro de ti?


Rachel Naomi Remen es autora de muchos libros. El texto de arriba es de su libro, My Grandfather's Blessings.

 

Rachel Naomi Remen is a best-author of many books. Excert above is from her book, My Grandfather's Blessings.


Add Your Reflection

22 Past Reflections