Everyday Creativity

Author
Ruth Richards
776 words, 205K views, 43 comments

Image of the WeekLA CREATIVIDAD COTIDIANA

Se me dan bien los mapas. También me manejo bien con el GPS. Pero se me olvidó traer el mapa, y aquí nos tenías a mi hija, a mi prima y a mí, al caer la tarde del último día de nuestras vacaciones, conduciendo por una autovía de doble carril en medio del estado de Oregón. El sol acababa de ponerse y no había ni un coche a la vista. ¿Dónde estaba aquel pueblecito encantador?

Se suponía que estaba en algún punto a lo largo de este río. Avanzamos por la carretera hacia no se sabe bien dónde, con el río siempre a nuestra izquierda como guía. Atrás iban quedando campos, granjas y casas desperdigadas, y ya empezaban a verse algunas luces encendidas. Una retahíla de autocrítica se activó en mi cabeza: ¿por qué no salimos más temprano para darnos más tiempo? ¿por qué no almorzamos antes y tomamos el postre ya en el pueblecito? ¿por qué no traje el mapa? Y así dale que te pego con la lista de todo lo que habíamos hecho mal, reviviéndolo como si en ese momento eso nos fuera a resultar de ayuda. El nerviosismo y la impaciencia se apoderaron de mi prima y de mí. Menos mal que mi hija estaba tan feliz, chateando por el móvil con una amiga en el asiento trasero. Paré a un lado de la carretera para pensar.

Y entonces… ¡GUAU! ¡Impresionante! Una escena distinta había aparecido; una diapositiva diferente se había proyectado en la pantalla. ¿De dónde había salido?

¡Mirad, mirad! Insistí yo. Hasta mi hija levantó la cabeza. Justo ahí, surgido de la nada se desplegaba un paisaje de atmósfera mágica y neblinosa: campos de un violeta apagado y tonos pastel que se desplazaban hacia el infinito, difusos en la niebla; conjuntos de árboles altos y frondosos que iban oscureciéndose y desvaneciéndose en el atardecer. Apagué el motor. El silencio reinaba en el cálido aire del verano. A nuestro lado un río de color ciruela avanzaba lentamente bordeando los árboles, reflejando los últimos rayos del día en sus perezosas y oscuras aguas.

¡Era sobrecogedor! El paisaje nos hechizó. Permanecimos en silencio y con la boca abierta. ¿Pero dónde se había metido? ¡Si mientras conducía hubiera detectado siquiera un rastro de esta belleza…! pues no, ni una sola neurona la registró, ni hubo alarma mental que me avisara para que mi mente consciente se detuviera a contemplarla. Me lo perdí por completo. Las tres nos lo perdimos.

En este nuestro mundo nos perdemos muchas cosas, casi todo, en realidad. Los filtros que nos ponemos para concentrarnos en lo que toca hacer ya se encargan de que así sea. Seleccionan únicamente lo que necesitamos: desempeñar un trabajo; almorzar; localizar un informe; regar el jardín; tener una cita. La mayoría de las veces en realidad vemos lo que necesitamos ver, bien sea para apoyar nuestra propia supervivencia o la de nuestra especie. Acerca de la belleza, Gregory Bateson decía que la apreciación estética consiste en la selección de ciertos datos. Nosotros fabricamos la imagen, incluso al mismo tiempo que cala en nuestra conciencia. No la percibimos sin más. ¿Quién o qué entonces se encarga de elegir en nuestro día a día aquello que vemos? ¿y por qué? ¿es algo fijo, o por el contrario podemos cambiar momento a momento lo que vemos? ¿podemos ampliar nuestra mirada? ¿acomodarla? ¿podemos mejorar la manera en que percibimos nuestro mundo?

Abrir la mirada es la primera condición de la Creatividad Cotidiana.

Ruth Richards es la autora y ganadora de un Silver Nautilus Award con su libro “Creatividad Cotidiana y Mente Sana: los Nuevos y Ágiles Senderos para el Individuo y la Sociedad” publicado por Palgrave Macmillan.
 

Ruth Richards is the author of Everyday Creativity and the Healthy Mind: Dynamic New Paths for Self and Society. Published by Palgrave Macmillan. It was the winner of a Silver Nautilus Award.


Add Your Reflection

43 Past Reflections