You Were Made For This

Author
Clarissa Pinkola Estes
433 words, 158K views, 61 comments

Image of the WeekESTÁS AQUÍ PARA ESTO


Nuestra tarea no consiste en arreglar el mundo entero de una vez, sino en poner los medios para que aquel trocito de mundo sobre el que podemos influir, mejore. Por pequeño e imperceptible que sea, cualquier gesto que un alma tenga para ayudar a otra alma, aliviando así algo del sufrimiento de este tan necesitado mundo, será de grandísima utilidad. Nadie nos va a decir cuáles serán los actos, ni quiénes las personas que conformen esa masa crítica que consiga hacer del bien algo sostenido en el tiempo. Para que la transformación sea radical es necesario que sigamos sumando gestos y más gestos, sin tregua. Sabemos que para que la paz y la justicia se instauren en la Tierra no se precisa a toda la humanidad, sino solo a un reducido grupo de personas tenaces que no se rindan al primer golpe de viento, ni al segundo, ni a un centenar de tormentas que azotaran.


Para apaciguar la tormenta de este mundo, una de las acciones más poderosas que puedes poner en marcha es la de alzarte y mostrar tu alma. El alma que en tiempos de oscuridad aparece en cubierta, brilla como el oro. La luz del alma arroja destellos, escupe llamaradas, emite hilos de señales, y prende la llama de los asuntos que así lo requieren. Tan inmensamente valiente como absolutamente necesario es que en tiempos sombríos como este hagamos brillar la linterna del alma, actuando con determinación pero sin dejar de mostrar compasión hacia otras personas. Las almas esforzadas se prenden con la luz que emiten aquellas que brillan con toda su potencia y se dejan ver. Si quieres contribuir a apaciguar la agitación, esta es una de las cosas más poderosas que puedes hacer.


Siempre habrá momentos en que te visite el desaliento. Yo también he sentido desesperación muchas veces en mi vida, pero no le permito que se acomode, ni le doy juego, ni por supuesto la alimento. [...]


Con ese ánimo te invito a que te grabes bien este mensaje: Cuando un magnífico barco permanece amarrado en el puerto, no cabe duda de que está a salvo; sin embargo los mejores barcos no están hechos para eso.


--Clarissa Pinkola Estes


Add Your Reflection

61 Past Reflections