The World Feeling And The Soul Feeling

Author
Anthony de Mello
790 words, 7K views, 8 comments

Image of the WeekEl mundo sintiendo y el alma sintiendo
- de Anthony de Mello

¿De qué le servirá al hombre ganar el mundo entero y perder su vida? —Mateo 16:26

Recuerda el tipo de sentimiento que tienes cuando alguien te alaba, cuando eres aprobad@, aceptad@, aplaudid@. Y contrasta eso con el tipo de sentimiento que surge dentro de ti cuando miras la puesta de sol o el amanecer o la naturaleza en general, o cuando lees un libro o ves una película que disfrutas mucho. Saborea este sentimiento y compáralo con el primero, es decir, el que se generó dentro de ti cuando fuiste elogiado. Comprende que el primer tipo de sentimiento proviene de la auto-glorificación, la autopromoción. Es un sentimiento mundano. El segundo proviene de la autorrealización, un sentimiento del alma.

Aquí hay otro contraste: recuerda el tipo de sentimiento que tienes cuando tienes éxito, cuando lo has logrado, cuando llegas a la cima, cuando ganas un juego, una apuesta o una discusión. Y compáralo con el tipo de sentimiento que tienes cuando realmente disfrutas del trabajo que estás haciendo, estás absort@ en la acción en la que estás involucrad@ actualmente. Y una vez más, fíjate en la diferencia cualitativa entre el sentimiento mundano y el sentimiento del alma.


Otro contraste más: recuerda cómo te sentías cuando tenías poder, eras el jefe, la gente te admiraba, recibía órdenes tuyas; o cuando eras popular. Y contrasta ese sentimiento mundano con el sentimiento de intimidad, compañerismo, los momentos en que disfrutaste mucho en compañía de un/a amig@ o con un grupo en el que hubo diversión y risas.


Una vez hecho esto, intenta comprender la verdadera naturaleza de los sentimientos mundanos, es decir, los sentimientos de autopromoción, auto-glorificación. No son naturales, fueron inventados por tu sociedad y tu cultura para hacerte productiv@ y controlable. Estos sentimientos no te nutren ni te dan la felicidad que se produce cuando contemplas la naturaleza o disfrutas de la compañía de l@s amig@s o del trabajo. Se suponía que debían producir entusiasmo, emoción y vacío.

Luego obsérvate a ti mism@ en el transcurso de un día o una semana y piensa cuántas acciones haces, en cuántas actividades participas que no están contaminadas por el deseo de estas emociones, estas excitaciones que solo producen vacío, el deseo de atención, aprobación. , fama, popularidad, éxito o poder.
Y echa un vistazo a las personas que te rodean. ¿Hay alguna de ellas que no se haya vuelto adicta a estos sentimientos mundanos? ¿Una sola que no esté controlada por ellos, que los desee, que pase cada minuto de su vida de vigilia buscándolos consciente o inconscientemente? Cuando veas esto, comprenderás cómo las personas intentan ganar el mundo y, en el proceso, pierden el alma. Porque viven vidas vacías y sin alma.


Y aquí hay una parábola de la vida para que reflexiones: ​​Un grupo de turistas está sentado en un autobús que pasa por un país de una hermosa belleza; lagos y montañas y campos verdes y ríos. Pero las persianas del autobús están bajadas. No tienen la menor idea de lo que hay más allá de las ventanillas del autobús. Y todo el tiempo de su viaje lo dedican a pelearse por quién tendrá el asiento de honor en el autobús, quién será aplaudido, quién será bien considerado. Y así permanecen hasta el final del viaje.



Preguntas semilla para la reflexión: ¿Cómo te relacionas con la distinción entre el sentimiento mundano y el sentimiento del alma? ¿Puedes compartir una experiencia de una época en la que pudste ver la distinción con claridad? ¿Qué te ayuda a evitar volverte adicto a los sentimientos mundanos?

Anthony De Mello era un sacerdote jesuita. Extracto de 'The Way to Love', una recopilación de contemplaciones definitivas.
 

Anthony De Mello was a Jesuit priest. Excerpt above from 'The Way to Love', a compilation of final contemplations.


Add Your Reflection

8 Past Reflections