The Place That is Free of Suffering

Author
Eckhart Tolle
703 words, 25K views, 15 comments

Image of the WeekAHÍ DONDE EL SUFRIMIENTO NO EXISTE
Eckhart Tolle


Este mundo promete que en algún momento alcanzaremos la plenitud, y no dejamos de esforzarnos para llegar allí, tarde o temprano. Muchas veces la gente tiene la sensación de que “Sí, ya la alcancé”, y a continuación se da cuenta de que en realidad no es así, y entonces siguen buscando. Un Curso de Milagros lo borda con la siguiente afirmación: “busca, pero no encuentres”. Esta es la máxima del ego. La gente espera hallar su liberación en un futuro que nunca llega. Así que al final, es el no hallarla lo que nos produce sufrimiento.


Y ahí es cuando empiezas a despertar: cuando te das cuenta de que “quizá este no sea el camino; quizá nunca llegue a donde me estoy peleando por llegar; quizá ese estado ni siquiera se halle en el futuro.” Después de haber estado perdido en este mundo, de repente, precisamente por la presión de estar sufriendo, te das cuenta de que las respuestas podrían no estar en el exterior; ni en los logros mundanos, ni tampoco en el futuro. Es importante que mucha gente llegue este punto de crisis profunda: cuando tanto el mundo que han conocido como aquel yo que se había identificado con ese mundo, dejan de tener sentido.


Eso es lo que me pasó a mí. Yo estaba al borde del suicidio, y entonces algo sucedió: se produjo la muerte de aquella consciencia de mí mismo que se alimentaba de identificaciones; identificaciones con mi historia, con todo lo que me rodeaba, con las circunstancias de este mundo. Lo que afloró en ese momento fue una sensación de profunda quietud, una poderosa sensación de estar vivo, de existir. Más adelante, a esa sensación la denominé “presencia.” Comprendí que quien yo soy está más allá de las palabras. Pero esa comprensión no venía de la mente. Supe que esa quietud, poderosamente viva y profunda, es lo que en verdad soy. Años más tarde a esa quietud la denominé “consciencia pura,” para distinguirla de todo lo demás, es decir, de la consciencia ordinaria, la que está ligada a las circunstancias.


El pensamiento es la manera que la mente humana tiene de dar forma a su estado de consciencia. Nuestro estado de habitual de consciencia incorpora todo ese mundo fabricado por la mente concreta. Nuestra consciencia lo crea todo, incluso los objetos. Son las formas que nacen de la consciencia ordinaria lo que se convierte después en el mundo que conocemos.


Parecería que los humanos necesitan estar perdidos en sus distintas circunstancias. Es como si parte de su camino consistiera en perderse en el mundo, en la mente, es decir, en la consciencia ordinaria. Pero gracias al sufrimiento que brota del mismo hecho de estar perdido, uno descubre que lo que está libre de cualquier circunstancia es el Yo mismo. Y esa es la razón por la cual necesitamos que este mundo se transcienda a sí mismo. Así que estoy infinitamente agradecido por haber estado perdido. Al final, el propósito de este mundo es que te pierdas en él. Su propósito es dar lugar al sufrimiento necesario para que ocurra el despertar. Y entonces, cuando por fin ocurre el despertar, con él viene la comprensión de que el sufrimiento es innecesario. En el momento que trasciendes las circunstancias de este mundo, alcanzas el fin del sufrimiento. Es ahí donde el sufrimiento no existe.


(Este es un extracto de la entrevista de Andrew Cohen a Ekchart Tolle. Tolle es famoso por sus libros El Poder del Ahora y Una Nueva Tierra.)
 

Ekchart Tolle, in an interview by Andrew Cohen. Tolle is best known for his books The Power of Now and A New Earth


Add Your Reflection

15 Past Reflections