Who Me, Stealing?

Author
Constance Habash
791 words, 8K views, 11 comments

Image of the Week¿Quién yo, robando?

por Constance Habash

Cuando enseño los cinco (principios éticos del Yoga), a menudo me siento un poco perpleja al transmitir la aplicación práctica de (uno de los principios) Asteya, conocido como "no robar ”. La mayoría de nosotros pensamos que eso lo clavamos. ¡Por supuesto, sé que no debo robar! Pero las aplicaciones sutiles y menos obvias de Asteya aparecen en todas las áreas de nuestra vida, dentro y fuera del tapete.

Robar, según el diccionario Webster, significa "tomar o apropiarse sin permiso, deshonestamente, especialmente de manera secreta o subrepticia". Robamos cuando no tenemos los medios para comprar, la capacidad de producir (como en ideas o materiales escritos), o cuando creemos que de otra manera no podríamos obtener o poseer lo que se deseamos por medios honestos.

Robamos cuando sentimos una carencia o un vacío y estamos desesperados por llenarlo, ya sea en nuestro estómago, en nuestro armario o en nuestro orgullo. Robar abarca todo, desde el simple hecho de birlar una barra de pan hasta distraer la atención de alguien que lo merecía.

Aunque poc@s de nosotr@s, afortunadamente, hemos robado una barra de pan, es posible que, consciente o inconscientemente, hayamos participado en robos muchas veces en el pasado. Es común volver a casa del trabajo y terminar con bolígrafos del almacén de la oficina en nuestros cajones, o incluso de la tienda de regalos local que guardas automáticamente en el bolso después de firmar el recibo de crédito.

Algunos de nosotros en la universidad fotocopiamos material para el que no teníamos permiso, o incluimos información de una fuente sin citarla mientras escribíamos un ensayo. Aunque estas acciones constituyen un robo, son comportamientos relativamente fáciles de cambiar y deben cambiarse para encarnar verdaderamente a Asteya.

Sin embargo, los aspectos más sutiles y menos obvios de No Robar son un desafío y, a menudo, tenemos que aprender a ver estos patrones para cambiarlos. Por lo general, cualquier forma de robo surge de un miedo profundamente arraigado. Ya sea por miedo a no encontrar nuestra próxima comida o por ser inadecuad@s, las raíces del miedo deben ser encontradas y arrancadas antes de que el jardín de Asteya pueda florecer.

La codicia, una forma de robar, es desenfrenada en el mundo de hoy y estamos viendo los resultados a medida que nuestros bosques disminuyen, los pobres se mueren de hambre, los cielos se contaminan y nuestras aguas se atascan con desechos y toxinas. Es posible que ni siquiera seamos conscientes de ser codiciosos porque sus semillas se plantan sutilmente todos los días a través de los medios de comunicación, lo que nos atrae a desear y tomar más y más constantemente. Desde el aire que respiramos hasta los automóviles que conducimos, la mayoría de nosotr@s consumimos más de lo que nutrimos a la tierra. Swami Satchidananda dice que comprar más de lo que necesitamos es en realidad robar cosas "al no dejar que otros las usen".

A medida que exploramos Asteya más profundamente, nos damos cuenta de que no es suficiente no robar. La generosidad es el corazón de Asteya. Damos por la alegría de dar, no solo para recibir lo que queremos. Cuando nos sentimos llenos de lo que tenemos y de quiénes somos, descubrimos que tenemos mucho que ofrecer a los demás. Ya sea que optemos por transmitir cosas materiales que ya no necesitamos o por ofrecer nuestro tiempo, energía y amor, convertirnos en seres generosos y reflexivos es la esencia de la práctica del no robar.

Totalmente encarnad@s en Asteya, sin robar, nos sentimos satisfech@s y pacífic@s. Una mente en paz es nuestra mayor riqueza.

Preguntas semilla para la reflexión: ¿Qué significa para ti no robar? ¿Puedes compartir una historia personal de un momento en que pudiste llegar a una conciencia más sutil de no robar? ¿Qué te ayuda a reconocer tu idoneidad?

Connie L. Habash es profesora de yoga y buscadora. El extracto anterior está adaptado de este blog.
 

Connie L. Habash is a yoga teacher, and seeker.  The excerpt above is adapted from this blog.


Add Your Reflection

11 Past Reflections