If There Is No Self, Whose Arthritis Is This?

Author
Sylvia Boorstein
1064 words, 8K views, 15 comments

Image of the Week

Si no existe el yo, ¿De quién es esta artritis?
- por Sylvia Boorstein



"Si no existe el yo, ¿De quién es esta artritis?" es una de una lista de una docena de preguntas que han estado apareciendo regularmente en mi correo electrónico. Creo que es la elección de la artritis, entre todos los males del mundo, lo que hace que esta declaración en particular sea divertida. También es un poco burlón, hacer un chiste sobre la comprensión del altruismo. Dado que hacer bromas es una burla, cada vez que lo leo, y me río entre dientes, se me ocurre que tal vez estoy siendo espiritualmente incorrecta. Sin embargo, creo que no es una broma sobre el dharma: es una broma sobre vocabularios confusos. Sin mezclar, en sus propios contextos, el yo y el no-yo, sin ego y con un ego fuerte, son completamente comprensibles.


Hace veinticinco años, cuando comencé mi práctica de atención plena, recuerdo haber escuchado a mis maestros describir las "tres características de la experiencia" como las percepciones que necesitaba encontrar directamente para liberar mi mente de sus hábitos de codicia, odio e ilusión. . La intuición sobre la impermanencia me pareció razonable. Vi como las cosas cambiaban siempre, que el tiempo pasaba, cómo el impacto de un evento cambiaba con el paso del tiempo. El sufrimiento también tenía sentido para mí. Comprendí, al menos intelectualmente, el dolor del deseo intenso. No entendí lo que significaba yo no permanente. "Mis profesores están equivocados", pensé. "¿A quién es quien le está pasado toda esta vida más que a mí? Este es mi cuerpo, mis pensamientos y mi historia". Recuerdo estar bastante segura de que yo tenía razón y mis maestros estaban equivocados, pero me gustaba tanto todo lo demás sobre el dharma que decidí que podía dejarlo como una cuestión abierta.


Además de mi propia sensación de "Hay alguien aquí que es dueña de esta historia", tuve mi formación como psicóloga. Creía, y todavía lo creo, que un fuerte sentido de ego diferenciado - "Este soy yo. Estas son mis habilidades. Las uso de manera competente en un mundo lleno de otras personas. Puedo cuidarme a mí mismo" - es parte vital del desarrollo emocional saludable. "Yo soy yo, separad@ de ti", es la conciencia que es crucial para la formación de un sentido de moralidad. “Asumo el precepto de abstenerme de dañar a los seres vivos”, requiere una comprensión de seres distintos a nosotros, seres que, como nosotros, experimentan el sufrimiento. Y poder decir, "Soy su madre", o "Daré tu clase el próximo martes", o "Aquí es donde vivo", es útil. Esos "yoes" no son problemas. Son el equipo del ego con el que manejamos nuestras vidas. Describen situaciones, no una entidad separada e inmutable.


El "yo" que es un problema es un "yo" narrador que se aísla y se atrapa en el sufrimiento.

Aquí pongo un ejemplo. Le dije a mi marido durante un período en el que ambos estábamos estudiando con una maestra que enfatizaba la conciencia no dual: "Estoy tan enfadada con fulana de tal. No puedo creer lo que ha dicho de mí". Mi marido me dijo: "¿Dónde está el 'yo' que está enfadado?" Entonces me enfadé con él. Dije: "Tú y yo sabemos que no hay un 'yo' aquí ni un 'yo' allí. ¡Pero el enfado existe! ¡El sufrimiento existe!" Si no hubiera estado enfadada, podría haber visto que el sólido y duradero 'yo' que había puesto en práctica con la historia, "No puedo creer que ella haya dicho eso sobre mí", estaba causando mi dolor continuo. Construyó un "yo" que había sido humillado, que ahora sufría. Los "yoes" con necesidades, cualquier tipo de necesidad, son "yoes" que sufren. Surgen con cualquier malestar. No son errores o defectos espirituales: son pistas de que algo necesita atención. Desaparecen cuando la mente y el cuerpo están cómodos. Ellos, como todo lo demás, son impermanentes, vacíos de sí mismos, surgen y desaparecen según las condiciones.
En una charla que dio el Dalai Lama hace algunos años, un joven dijo: "Me cuesta mucho meditar. Sigo pensando que no soy digno de la felicidad, que no la merezco". Aparentemente, el Dalai Lama se inclinó hacia adelante y respondió con una voz de corrección inusualmente fuerte. "¡Estás equivocado!" dijo. "Cada ser es una hermosa expresión de la naturaleza. Cuánto más un ser con un precioso nacimiento humano, uno con capacidad de sabiduría y compasión".

No hay “yo”, pero hay vidas preciosas.

Preguntas semilla para la reflexión: ¿Cómo te relacionas con la noción del "yo" narrador que se aísla y atrapa en el sufrimiento? ¿Puedes compartir una experiencia de una época en la que pudiste reconocer y superar el "yo" narrativo? ¿Qué te ayuda a mantenerte consciente del "yo" narrador sin perder tu vitalidad emocional saludable?

Extraído de aquí. Sylvia Boorstein es autora, psicoterapeuta y profesora budista estadounidense.
 

Excerpted from here. Sylvia Boorstein is an American author, psychotherapist and Buddhist teacher.


Add Your Reflection

15 Past Reflections