Kazoo Player And The Symphony

Author
Daniel Ingram
639 words, 17K views, 8 comments

Image of the WeekEl/la intérprete de Kazoo y La Sinfonía
--por Daniel Ingram

Imagina que hay una gran orquesta sinfónica en una gran sala de conciertos y, frente a ella, como una comedia absurda, se sienta un músico de kazoo claramente nervioso sin ninguna partitura musical frente a él. Comienza la introducción orquestal, y el pobre intérprete de kazoo, que no tiene idea de qué pieza se tocará, trata de hacer su mejor ejecución de la sinfonía elegida por la orquesta. Va medio segundo detrás de ellos, tocando las notas justo después de escucharlas. Como es un intérprete de kazoo, solo puede tocar una nota cada vez, por lo que su imitación de la orquesta es muy vulgar, al tocar ciertos aspectos destacados de la melodía, creando una versión muy pequeña y muy simple de la rica e intrincada partitura de la sinfonía que la orquesta está tocando bellamente en todo su esplendor.

Ahora, imagina que algunos miembros de la audiencia hayan sido maldecidos a creer que solo pueden escuchar la sinfonía después de que el intérprete de kazoo haga su ejecución. Los meditadores principiantes están casi todos malditos. Observamos como el músico del kazoo, y, finalmente nos damos cuenta de que nos aferramos a las notas del intérprete de kazoo, deleitándonos con su actuación, tan vulgar, lineal y simple como es.
Sin embargo, en algún momento, algun@s de nosotr@s nos damos cuenta de que también podemos escuchar la sinfonía tal como es, sola, que el tejido de sonidos también viene de la sinfonía, y esto se sabe sin que el intérprete de kazoo tenga que hacer una copia limitada, absurda, fuera de tiempo y retrasada.

Pronto, a algun@s de nosotr@s, l@s asistentes al concierto, comenzaremos a encontrar al intérprete de kazoo tonto, como una especie de broma que arruina la majestuosidad de la sinfonía.

Finalmente, imagina que alguien pone la música de repente delante del músico del kazoo, de modo que se une a la sinfonía, se convierte en una parte más de la melodía, perdido en gran parte en medio de la grandeza de los cientos de otros músicos que lo dan todo. [Nuestro despertar] es así, ya que finalmente simplemente estamos atrapad@s en la actuación, sin tener que sentir que necesitamos un pobre intérprete de kazoo que toque e imite la sinfonía para nosotr@s, y definitivamente sin tener que sentir que tenemos que estar en el escenario siendo el/la intérprete del kazoo nosotr@s mism@s.

Preguntas semilla para la reflexión: ¿Cómo te relacionas con la metáfora del autor de despertar y ser uno más de la melodía? ¿Puedes compartir una historia personal de una ocasión en la que sentiste que podías escuchar la sinfonía más allá de tu intérprete de kazoo? ¿Qué te ayuda a reconciliar la necesidad de un intérprete de kazoo con la majestad más grande que te rodea?
Daniel Ingram es un maestro de meditación, y el extracto de arriba es de su libro Mastering the Core Teaching of the Buddha.
 

Daniel Ingram is a meditation teacher, and the excerpt above is from his book, Mastering the Core Teaching of the Buddha.


Add Your Reflection

8 Past Reflections