What Breaks Your Heart?

Author
Maria Shriver
923 words, 29K views, 22 comments

Image of the Week¿Qué rompe tu corazón?
--por Maria Shriver
¿Qué rompe tu corazón? ¿Qué anhela tu alma? Y, ¿Cómo está eso conectado con cómo estás viviendo tu vida ahora?

Me encanta esta pregunta porque me ha hecho pensar en mi pasión y propósito de una manera completamente nueva. Quería compartirlo con vosotr@s hoy porque creo que esta es una pregunta que se aplica a tod@s nosotr@s. Y, también creo que la respuesta está en lo profundo de tod@s y cada un@ de nosotros.

Creo profundamente que cada un@ de nosotr@s estamos aquí para mover a la humanidad hacia adelante. Creo profundamente que tod@s y cada un@ de nosotr@s anhelamos servir a los demás y también vivir nuestras vidas de una manera que sea importante.

"¿Qué rompe tu corazón?" Es prácticamente la mejor pregunta que he escuchado para ayudarte a acercarte al anhelo de tu alma y a la pasión y el propósito de tu vida. Pero, creo que antes de que puedas responder a esa pregunta, primero debes reconocer que tu corazón está roto o que se ha roto.

Creo que a menudo pensamos que un corazón roto es el resultado del amor perdido. Por supuesto, puede ser, pero también se rompe tu corazón cuando lo que valoras no es valorado por la sociedad, ni por tu comunidad, ni por otros.
Por ejemplo, lo que le rompía el corazón de mi madre era la forma en que la sociedad trataba a las personas con discapacidades intelectuales, por lo que creó las Olimpiadas Especiales. Una de las cosas que rompió el corazón de mi padre fue la pobreza, la pobreza financiera y la pobreza espiritual, y así creó la Guerra contra la Pobreza. El corazón de mi hija se rompe cuando se abusa de los animales y se los abandona al lado de la carretera, por lo que escribió un libro sobre esto, "Maverick and Me". El corazón de mi otra hija se rompe cuando es testigo de cuán indiferentes e insensibles son las personas con quienes tienen problemas de salud mental, y por eso escribe artículos que promueven la comprensión de estos temas. Y así continúa…
Hay varias cosas que me rompen el corazón hoy en día. Está roto por el hecho de que todavía no tenemos una cura para el Alzheimer. Está roto por la injusticia, much@s trabajan muy duro, y su sueldo les da sólo para ir viviendo. Está roto por el estado de nuestro sistema de justicia penal. Se me rompe al escuchar a las mujeres hablar contra del abuso que soportaron por demasiado tiempo.

Pero, lo que realmente me parte el corazón en este momento es lo dividid@s que estamos. Lo mal@s que somos un@s con otr@s. . Lo crític@s que somos un@s con otr@s. Cómo juzgamos a l@s demás y lo enfadad@s que estamos un@s con otr@s. Además, qué sol@s parecemos estar tod@s nosotr@s.
Sin embargo, lo que me conmueve es la profunda creencia de que tod@s anhelamos las mismas cosas. Tod@s anhelamos ser aceptad@s, ser vist@s y entendid@s, y ser invitad@s al espacio que nos une.
Este espacio, creo, es un gran campo abierto lleno de soñadore/as y exploradore/as. Está lleno de maestr@s y doctores, con madres y padres, y con l@s jóvenes y l@s ancian@s.
Lo que rompe mi corazón también es lo que simultáneamente llena y alimenta mi corazón. Es una creencia profunda de que somos más parecid@s que diferentes. Es la creencia de que anhelamos estar más unid@s que separad@s. Es la creencia de que nos duele y rompemos y queremos volver a armar las piezas, y que queremos hacerlo junt@s.
No digo que el enfado que much@s de nosotr@s sentimos hoy no esté justificado. Pero, valgámonos de nuestro enfado para actuar y permitamos que alimente nuestro propósito. Me imagino a tod@s con los corazones rotos uniéndose para sanar y ponerse a trabajar, reparando la grieta en nuestra división.

Esto es lo que rompe mi corazón, pero ¿qué es lo que rompe el tuyo? Me encantaría saberlo


Preguntas semilla para la reflexión: ¿Qué rompe tu corazón? ¿Puedes compartir una historia personal de un momento en el que te sentiste simultáneamente llen@ y alimentad@ por lo que rompió tu corazón? ¿Qué te ayuda a reconocer que tu corazón está o ha sido roto?
 

by Maria Shriver, excerpted from here.


Add Your Reflection

22 Past Reflections