Shaped by a Silky Attention

Author
Jane Hirshfield
855 words, 13K views, 4 comments

Image of the WeekDado Forma por una Atención Sedosa
Por Jane Hirshfield
Una solicitud de concentración no siempre es respondida, pero las personas involucradas en muchas disciplinas han encontrado formas de invitarla. Los violinistas que practican escalas y los bailarines que repiten los mismos movimientos durante décadas no están simplemente calentando o entrenando sus músculos de forma mecánica. Están aprendiendo a ocuparse totalmente, momento a momento, de sí mismos y de su arte; Aprendiendo a estar en constante presencia, libres de la pérdida de interés o del aburrimiento.

Independientemente de cómo se produzca, la verdadera concentración aparece—paradójicamente-- en el momento en que el esfuerzo voluntario desaparece. Es entonces cuando una persona entra en lo que el científico Mihaly Csikszentmihalyi ha descrito como "flujo" y el Zen lo llama "esfuerzo sin esfuerzo". En tales momentos, puede haber alguna emoción fuerte presente - un sentimiento de alegría, o incluso de dolor - pero como a menudo, en la concentración profunda, el yo desaparece. Parecemos caer totalmente en el objeto de nuestra atención, o bien desaparecer en la atención misma.

Esto puede explicar por qué la creatividad se describe tan a menudo como impersonal y más allá de sí misma, como si la inspiración fuera literalmente lo que implica su etimología, algo "respirado". Nosotros, los poetas, nos referimos, aunque metafóricamente, a la Musa, y hablamos del profundo descubrimiento artístico como revelación. Y por mucho que lleguemos a creer que "lo real" es subjetivo y construido, todavía sentimos que el arte es un camino no sólo para la belleza, sino para la verdad: si la "verdad" es una narrativa escogida, entonces nuevas historias, nuevas estética, son también nuevas verdades.

La dificultad misma puede ser un camino hacia la concentración - el esfuerzo invertido nos entrelaza en una tarea, y el compromiso exitoso, por laborioso que sea, se convierte también en un trabajo de amor. El trabajo de escribir trae reabastecimiento incluso al escritor que trata con temas dolorosos o que resuelve problemas formales, y hay momentos en que el único camino abierto del sufrimiento es a través de una inmersión en lo que es. El poeta Urdu del siglo XVIII Ghalib describió el principio de esta manera: "Para la gota de lluvia, la alegría es entrar en el río. Un dolor insoportable se convierte en su propia cura".

La dificultad, ya sea de la vida o de la artesanía, no es un obstáculo para un artista. Sartre llamó al genio "no un regalo, sino la forma en que una persona inventa en circunstancias desesperadas". Así como la presión geológica transforma el sedimento del océano en piedra caliza, la presión de la concentración de un artista da como resultado alguna obra plenamente realizada. Gran parte de la belleza, tanto en el arte como en la vida, es un equilibrio entre las líneas del deseo que fluye hacia adelante y las de la resistencia: un árbol nudoso, el flujo de la tela que cubre una estatua. A través de estas tensiones, físicas o mentales, el mundo en el que existimos se convierte en sí mismo. El gran arte, diríamos, es el pensamiento que se ha concentrado de esta forma: afilado y modelado por una atención sedosa aplicada a la recalcitrante materia de la tierra y de la vida.
Preguntas para reflexionar: ¿Cómo te relacionas con la noción de que el gran arte se perfecciona con "una atención sedosa sobre la recalcitrante materia de la tierra y la vida?" ¿Puedes compartir una historia personal de dificultad para convertirte en un camino hacia la concentración que culmina en un trabajo de amor? ¿Qué te ayuda a desarrollar una "verdadera concentración?"
Jane Hirshfield es autora de ocho libros muy honrados de poemas, el más recientemente La Belleza, y de dos colecciones de ensayos, Diez Ventanas: Cómo grandes poemas transforman el mundo y Nueve puertas: Entrando en la mente de la poesía (de la cual se ha tomado esta selección ), Y cuatro libros en los que recoge y co-traduce el trabajo de los poetas del mundo del pasado. Tiene un interés especial en la intersección de la poesía y las ciencias, el medio ambiente y el reconocimiento de la inseparabilidad de lo sagrado y lo cotidiano.
 

Jane Hirshfield is the author of eight much-honored books of poems, most recently The Beauty, and of two essay collections, Ten WindowsHow Great Poems Transform the World and Nine Gates: Entering the Mind of Poetry (from which this selection is taken), and four books collecting and co-translating the work of world poets of the past. She has a special interest in the intersection of poetry and the sciences, the environment, and the recognition of the inseparability of the sacred and the daily.


Add Your Reflection

4 Past Reflections